La diarrea del viajero es el trastorno más común del turista y se calcula que en torno al 60% de las personas que pasan sus vacaciones fuera de su lugar de origen sufren esta infección intestinal aguda. Además, en cuatro de cada diez casos, el trastorno obliga a modificar los planes y recorridos y puede requerir reposo durante varios días.
En un 90% de los casos de diarrea del viajero tiene su origen en infecciones intestinales producidas por bacterias adquiridas tras el consumo de alimentos o bebidas contaminadas con microorganismos, sustancias tóxicas o comida en malas condiciones. En el 85% de ocasiones, la bacteria que origina la diarrea del viajero es la Escherichia coli. Además de deposiciones diarreicas, esta dolencia puede provocar vómitos, dolor abdominal y fiebre.

CONSEJOS DE PREVENCIÓN

  • Seguir estrictas medidas higiénico-dietéticas, como lavarse las manos con agua y jabón antes de preparar o consumir comestibles.
  • No tomar alimentos crudos y comer solo aquellos que han sido cocinados.
  • En el caso de la fruta, lavarla y pelarla.
  • Con el agua hay que ser extremadamente precavidos: bebe siempre agua embotellada y no consumas cubitos de hielo.
  • No olvides llevar en tu maleta un antidiarreico apto para toda la familia.