La inflamación de una vena (flebitis), acompañada de un trombo o coágulo sanguíneo, recibe el nombre de tromboflebitis. Es propio de personas mayores de 40 años y aparece principalmente en la pelvis y las piernas y puede afectar a las venas más largas y profundas (trombosis venosa profunda) o a las más cercanas a la superficie de la piel (trombosis venosa superficial). 

La superficial se presenta como una vena visible a través de la piel, dura al tocarla y se manifiesta con calor y dolor, sensación de pesadez, enrojecimiento e hinchazón. La profunda, provoca dolor, hinchazón e hipersensibilidad de la zona, pero no siempre manifiesta síntomas.

EL RIESGO DE PADECER TROMBOFLEBITIS AUMENTA SI:

  1. Permaneces inactivo durante un período prolongado, ya sea por un viaje en coche o avión o por estar confinado en la cama.
  2. Tienes venas varicosas, causa frecuente de troboflebitis superficial.
  3. Tienes un marcapasos o catéter en una vena central.
  4. Has sufrido una fractura de pelvis o en las piernas.
  5. Te has sometido recientemente a cirugía (principalmente de cadera, rodilla o pélvica).
  6. Fumas.
  7. Estas embarazada o acabas de dar a luz.
  8. Padeces sobrepeso u obesidad.
  9. tomas estrógenos o píldoras anticonceptivas.
  10. Tienes antecedentes familiares de coágulos.
  11. Has sufrido episodios anteriores de tromboflebitis.
  12. Padeces cáncer o ciertas enfermedades inmunitarias.